miércoles, 29 de octubre de 2014

Portugal: ¿Qué es un héroe? Hace 25 años del asesinato de José Carvalho

El 28 de octubre 1989, un grupo de skinheads neonazis asesinaron a José Carvalho, en la puerta de la entonces sede del PSR de Lisboa, en la Rua da Palma, en un concierto antimilitarista. Más tarde varios de estos skinheads fueron condenados por el crimen.
Tras este escrito de Louça, un recuerdo escrito de Txema Abaigar y Vídeos : "JOSÉ CARVALHO (1 y 2)"

¿Qué es un héroe? Hace 25 años del asesinato de José Carvalho

Francisco Louça, en Esquerda.net. Traducción de Txema Abaigar 

José Carvalho, el "Zé da Messa", fue asesinado hace 25 años, en la puerta de la entonces sede del PSR, en la Rua da Palma. Miembro del comité de trabajadores de Messa, una empresa metalúrgica de 1.700 obreros que lucharon durante años por la supervivencia de su empleo, hasta ser cerrada la fábrica en 1985, Zé también tuvo una experiencia política intensa en los SUV (Soldados Unidos Vencerán, organización de soldados y oficiales revolucionarios, que fue protagonista de importantes luchas durante el verano de 1975) y en el ámbito de la agitación, que tanto le gustaba. Fue elegido para la dirección del partido en el final de esa década.

Fue fundador del Movimiento Tropa Nao, que organizó iniciativas políticas y culturales notables, como los conciertos en el Rock Rendez Vous o en el Bar de Palmeiras, implicando en ellas a muchas de las principales bandas que protagonizaban la expansión del rock en Portugal. Disfrutaba mucho estando entre esos amigos y camaradas. A ellos dedicó su generosidad y fue a la puerta de uno de esos conciertos en que fue asesinado por un grupo de neonazis, siendo más tarde varios de esos skinheads condenados por el crimen.

Un documental es testigo de su vida e incorpora testimonios de quienes vivieron más de cerca con Zé, y sus amigos organizaron a lo largo de los años diversas iniciativas para evocar su memoria. Así en 2009 se juntaron las bandas Albert Fish, Ex-Votos, Dalailume, Revolta, Gazua y Peste & Sida para um concierto en Lisboa. Ya en 1989 se habían juntado muchas bandas en el Pavilhão dos Desportos, con miles de personas en un sentido homenaje y que constituyó la primera gran protesta antifascista en aquellos años en que nos deshabituamos de esa amenaza. Nadie faltó: los Xutos e Pontapés, Jorge Sampaio y todos los partidos estuvieron presentes, muchos jóvenes de Amadora, donde nació y se crió, tantos amigos, tantas lágrimas y tanta música cantada con fuerza.

Cuando miramos hacia atrás y recordamos a Zé da Messa, podemos evocar los tiempos de entusiasmo de aquellos veranos revolucionarios, o los tiempos de angustia de los largos años ochenta, cuando la izquierda se dividía y desaparecía de la política, amargada por sus derrotas y por su genética de pequeños grupos. Podemos recordar cómo se recuperó de esa travesía del desierto juntando fuerzas y movimientos sociales, inventando la radicalidad de las cosas simples. Podemos saber de momentos de ternura y de comunidad, de tristezas y desamores, todo eso es la vida. Pero tal vez sería preferible recordar a los héroes que son esta gente sencilla que estuvo con nosotros y que perdimos para siempre. Héroes imperfectos, defectuosos, tantas veces perdidos, que no son lideres de la historia, que no transformaron el país, sino simplemente héroes porque nunca desistieron del hacer o del querer, pese a lo que pasara. Héroes porque fueron impacientes, porque quisieron vivir con los demás y este es el momento que lo cambia todo. Zé fue uno de esos héroes sencillos, y conocerle vale una vida.

25 años y una vida. Recuerdo de Zé Carvalho

Txema Abaigar

Recuerdo que era un día similar al de hoy. Al final de la tarde llamó desde Lisboa mi compañero/'hermano mayor' Bolch, para darme la noticia: “han matado a Zé Carvalho”. Estremecido hasta el tuétano, una hora después en una entrevista en Radio Nacional solo alcancé a decir algo como “esa escoria nazi ha escogido bien. Zé era un tipo especial, un militante de la vida y de las causas populares. Eligió vivir para cambiar el mundo y le asesinaron quienes quieren mantener la injusticia y la desigualdad como status quo. Hoy estamos más sol@s” y creo rememorar que otras respuestas similares. Porque así era Zé, un militante apasionado de la vida, digna y para tod@s. 

Aún era demasiado bisoño (aunque nunca se deja de serlo, creo) para comprender la magnitud de la pérdida de Zé y de otr@s amig@s y compañer@s, pero hoy sé que pude asumir en toda su dimensión el significado de la estrofa que canta Silvio “lo más terrible se aprende enseguida, lo hermoso nos cuesta la vida”. Y hermoso fue y es el haber podido tener referentes no sólo teóricos, sino también humanos, con sus virtudes y perfectibilidades, pero héroes/ínas de la vida y sobre todo, y en tiempos como éstos (tan "móviles"), confiables y que permiten añadir una segunda parte a la frase de Daniel Bensaid de “la lealtad a l@s desconocid@s”, que vendría a ser “y confianza en l@s conocid@s”. 


Un día como hoy en que la sacudida salvaje de perder a compas tan querid@s se ha atenuado, pero en que su presencia es cotidiana en cada momento en que se visualiza la vida con la decisión de transformarla y afrontarla apasionadamente, me viene a la cabeza una frase de Louça en este escrito: “Zé fue uno de esos héroes sencillos, y conocerle vale una vida”.

JOSE CARVALHO, parte 1


JOSE CARVALHO, parte 1
http://youtu.be/Asaqrut4DgE

No hay comentarios:

Publicar un comentario